Líderes, jefes, héroes y villanos

Posiblemente ya hayas leído más de un artículo enumerando las diferencias entre jefes y líderes. Siempre he querido escribir sobre este tema, pero no quería caer en la típica redacción que suele conducir a la misma conclusión: los líderes son buenos, los jefes son malos.

Aquí no hay verdades absolutas, no todo es blanco o negro. Esa es una de las razones por las que empecé a escribir este blog. En el mundo del software nos encontramos constantemente con predicadores de verdades absolutas: Java es mejor que .NET, documentar no sirve para nada, en ágiles no hay jefes de proyecto, etc.

Reconozco que yo también lo he hecho. Muchas veces lo hacemos sin pensarlo. La línea que separa el defender una idea del intentar imponerla es muy delgada. Igual de delgada, en mi opinión, es la línea que separa a los jefes de los verdaderos líderes.

 

-Jefes y líderes-

Si repasamos algunas de las definiciones habituales, obviando las despectivas, veremos que los jefes no tienen por qué ser malos. De hecho, la mayoría de esas definiciones son compatibles. Un jefe podría ejercer a veces como un líder, y al revés.

 

 

Nadie pondrá en duda que las definiciones del líder son más cool, y que la palabra jefe no suele sonar bien. Por ejemplo, project manager me suena mejor que jefe de proyecto porque manager puede significar, además de jefe, gestor, director o gerente. No obstante, no seamos ingenuos, ser cool no garantiza el éxito de un proyecto, y sonar bien no implica una mejor organización del equipo o un mejor ambiente de trabajo. Esto tiene que ver con cómo haces tu trabajo, la cultura de tu organización o la madurez del equipo.

 

-Héroes y villanos-

A riesgo de contradecirme, creo que la mayoría sí identificamos a los héroes como buenos y a los villanos como malos. Otra cosa es que existan personajes que no sepamos encajarlos en un sitio o en otro en un momento dado. Aquellos que, en algunas ficciones, van dando tumbos de un lado a otro.

Sin embargo, en nuestras series favoritas, cuando un héroe es un héroe de verdad, y un villano lo es de verdad, los espectadores solemos coincidir en su juicio de forma contundente. Queremos a los héroes, odiamos a los villanos.

 

 

Ahora, creo que todos estaréis de acuerdo en que muchos de nuestros héroes a veces han actuado como jefes. Recordaréis aquella frase de Rick Grimes: “esto ya no es una democracia”, la que sentenció al final de la segunda temporada de The Walking Dead. O que algunos villanos han sido auténticos líderes, como Benjamin Linus, líder de “los otros” en Lost. Y así, multitud de ejemplos.

Daenerys Targaryen, Rick, Jack Shephard o Emma Swan son héroes. No lo son por ser buenos líderes, sino porque miraron por el bien común e hicieron bien su trabajo. Ya sea liberando esclavos, protegiendo a su grupo de los “caminantes”, sacando a sus amigos de la isla, o librando a Storybrooke de la maldición. Su equipo y sus amigos les recordarán por eso, aunque a veces se hayan equivocado ejerciendo el liderazgo.

 

-Jefes de proyecto y Líderes ágiles-

Volviendo a lo que nos incumbe, en el desarrollo de software sucede de forma similar. Ser héroe o villano poco tiene que ver con ser jefe o ser líder, sino con hacer bien tu trabajo.

Durante mis años de experiencia he conocido a grandes jefes de proyecto que han hecho cosas increíbles, y otros que, desde mi punto de vista, se equivocaron. De la misma forma que he conocido a líderes ágiles muy buenos, transformadores, y otros tan obcecados con la metodología que terminaron imposibilitando la auto-organización, tan importante para la construcción de los equipos.

Steve Jobs fue nombrado el mejor CEO de 2009 por la Harvard Business Review por incrementar el valor de Apple en 150 mil millones de dólares, y pasó a la posteridad como un modelo de líder a seguir. Sin embargo, muchos han criticado su forma de trabajar. Para muchos, Jobs ha sido un verdadero villano, aunque haya ejercido como líder durante su etapa al frente de la compañía de la manzana.

La gestión de proyectos en general, y la de proyectos software en particular, son disciplinas muy complejas, donde no hay lugar para verdades absolutas. Ser jefe no se elige, y ser líder tampoco. La organización dice quién es el jefe, y el equipo elige quién es el líder. Lo único que está en tu mano es tratar de hacer tu trabajo lo mejor posible. Puedes mirar por el bien del equipo, puedes ser ético, puedes compartir y enseñar tus conocimientos. Puedes elegir ser héroe, o al menos puedes intentarlo.

Guardar

Guardar

Guardar

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInBuffer this pageEmail this to someone

Bruno Grillo

Ingeniero de Software. Geek desde que tengo memoria. Apasionado de la gestión de proyectos software y de la calidad. Analista, desarrollador y estudiante, siempre. Más sobre mí...

Sé el primero en comentar.

Tu comentario